Archivo | abril 2019

Recuerdos de cuando aún vivía

Miró por la ventana, apreciando en su dolor las luces brillantes de las farolas. Apartó la vista. Agarró con fuerza la tira de la persiana. Poco a poco dejó que el panel negro fuese bajando, viendo su reflejo en el espejo que colgaba frente a la ventana, ligeramente ladeado. El haz de luz filtrada por las rendijas le dejó ver su figura recortada, el camisón colgando de su cuerpo huesudo, su pelo enmarañado.

Se hizo la oscuridad. Sentía las lágrimas ácidas que marcaban surcos en la piel de su rostro, lágrimas que quemaban su corazón en el recuerdo de su vida. Solo oía su respiración, entrecortada, la lucha de su cuerpo por vivir, ante alguien que solo esperaba un eterno y dulce sueño. Uno donde pudiera esconderse del sufrimiento y de una realidad tan cruda como el carbón que sacaba cada día de la mina. Ese carbón que aún raspaba su piel, ese polvo que aún arañaba su nariz. Recuerdos de cuando aún vivía.