Archivo | abril 2020

Tú eres la buscadora

¿Sabes cuál es la pregunta más terrorífica del mundo? ¿Esa, que te eriza el cabello y te quita el sueño por las noches? Es la pregunta con la que está obsesionado este planeta: ¿qué quieres ser de mayor? 

Hoy la he resuelto. No es que haya descubierto qué quiero ser, es aún más increíble, he ido uniendo letra a letra hasta construir la más bella de las palabras: yo soy buscadora. 

No. No estoy loca, no soy ambiciosa ni irreal. No soy inconformista, y no lo soy por una simple razón: tú no me defines.

He decidido que el único cuento que voy a vivir es el que yo misma cree. La sociedad ha creado historias descafeinadas, idénticas y estigmatizadas, de esas que vives por miedo a ser escritora. Sí, escritora de tu vida. 

No me juzgues por querer que mi libro sean mil paginas en vez de diez, y no, probablemente en el final la protagonista no sea feliz ni coma perdices, el fin será su muerte, más o menos aceptada, pero merecida.

Porque prefiero tener días negros que una vida gris, rodeada de personas grises, con relojes grises que marcan el tiempo que pasa como granos de arena deslizándose burlones.

Soy buscadora porque no sé lo que quiero, y esa es la mejor parte. Lo quiero todo y no quiero nada. Quiero querer y no sentirme culpable. Quiero… y quiero sin condiciones, sin letra pequeña, quiero con intensidad y con amargura y quiero porque puedo, y puedo porque me he auto declarado buscadora. Una buscadora en todos los ámbitos de su vida. No tengo una meta, porque el camino es todo a lo que aspiro.

Tengo derecho a matar al dragón y a salvar a la princesa, puedo ser salvada y pedir ayuda, quiero ser villana de mi historia y redimirme antes de morir. Yo voy a ser soldado y juez, abogado del diablo y mariposa, porque en mi cuento el único límite es lo ilimitado.

Así que coge la pluma y escribe, la tinta está esperando. Porque tú eres la verdadera buscadora, aquí, en Inglaterra, ahora y siempre.