Archivo | junio 2020

Excesos

Le miré fijamente. Quieta. Con los pies desnudos sobre la pulida superficie de mármol. La camisa aún desabotonada, sosteniendo chaqueta y abrigo con las manos temblantes. No podía dejar de observarle. Se iba quebrando poco a poco al ser consciente de lo que había hecho. Era tarde. Demasiado tarde.

Me ardían los ojos. Cuando la primera lágrima se derramó, yo ya estaba en la calle, apoyada en la puerta de entrada a la mansión. No me atreví a moverme. Simplemente dejé que mi espalda se deslizase por la puerta, mis piernas sobre el porche, la vista fija en la colección de coches de Marcos.

Me cubrí el rostro con las manos, mis pies tapados con el abrigo. El frío no me importaba, que estuviese medio desnuda tampoco. Lo único que parecía destacar era el dolor. Dolor por haber sido tan ciega, dolor porque me habían traicionado. Dolor porque no había podido resistirme. Ahora sí, sollocé, y entre mis sollozos podía sentir a la razón de mis males al otro lado de la puerta. Demasiado cobarde para disculparse, demasiado bueno para mantenerse indiferente ante mi dolor. En todos los aspectos era demasiado.

Nosotros éramos ese tipo de relación adolescente tóxica. Con la diferencia de que yo tenía 25 y él 30. Demasiado mayores para aguantar. Siempre hubo demasiado: demasiados gritos, demasiada pasión, demasiados celos, demasiada alegría. No íbamos a cambiar. Ambos lo sabíamos.

En cuanto me levanté se abrió el portón de salida a la calle. No quise mirar hacia atrás, solo anduve, con el asfalto arrancándome la piel, y la vida saliendo a raudales de mi boca. Abrí el coche, metí la llave, y esperé diez minutos más, escudriñando absorta la desierta calle. Pero él no salió, demasiado orgulloso. Arranqué, consciente de que antes de que saliese a la M-40 él ya estaría hasta las cejas de la cocaína que me prometió tirar.

–Que le jodan –dije poco convencida mirando hacia la autovía.

Es entonces cuando empecé a acelerar. El último número que vi en el contador fue 180, en ese momento los ojos se empañaron y grité. Pronto los gritos se acallaron por el impacto contra el quitamiedos. El zarandeo y el silbido de los airbags estallando me dieron paz. Creo que me reí como una maníaca, al menos eso creo, porque no recuerdo nada más. No sentí dolor, no sentí el roce del cinturón en tensión, no sentí absolutamente nada.

La ambulancia llegó, supongo. Al final resultó que la que era demasiado era yo, porque él estaba loco de rabia y de amor, yo solo de lo último. Su rabia le hizo tirar la cocaína por el váter; mi amor, suicidarme con la velocidad como arma homicida.